Es importante identificar qué heridas emocionales arrastramos en la infancia y cómo nos afectan en la vida adulta.
 
Herida del rechazo
Ocurre cuando hemos sentido que no nos querían lo suficiente o hemos creído que nos estaban rechazando, a veces no es así, pero crecemos pensando que nos rechazan, nuestros padres o educadores. Solemos compararnos con los demás, tenemos una necesidad imperiosa de aprobación.
 
Herida de la represión o sobreprotección
Nos lleva a falta de libertad, no poder expresarte, de ser tú mismo, sentimiento rabia, muy rebelde no quieres que nadie te proteja, o muy sumisa que te cuesta tomar decisiones.


Herida de la traición
Cuando sentimos que nos han engañado o nos han traicionado, cuando sientes que uno de los padres trata mejor a otro hermano, sientes celos, padre o madre que abandona a los hijos, nos genera decepción, desconfianza o caemos en la
manipulación o el engaño, repetimos lo vivido, nuestra parte inconsciente siempre busca estrategias de supervivencia.
 
Herida de la Humillación o desvaloración 
Aparece la rabia, dolor, resentimiento, baja autoestima, de confianza, rechazo de uno mismo. Si siento que no me valoran empiezo a generar esas creencias ciegas y si ellos me desvalorizan yo también empiezo a desvalorizarme, a rechazarme, carácter resentido, amargo.
 
Herida del abandono
por ejemplo, si tus padres nunca estaban en casa, no te hacían caso, no te tenían en cuenta, aunque estuvieran presentes, tenía mucho trabajo: dificultades sociales, de contacto, dependencia emocional, inseguridad.
 
Herida de Injusticia
hemos presenciado una injusticia, carácter difícil de entender a los demás, somos muy críticos, enjuiciamos. Piensa en aquellas situaciones de conflicto en nuestra vida, situaciones que nos ponen nerviosos, que no sabemos cómo actuar, fallar en las relaciones de pareja, tener miedo en situaciones sociales, iniciar un proyecto, hablar en público.
 
Apuntar esa situación donde más conflicto tenemos y descubrir que herida arrastramos.

Al final, tú decides tu propio destino, la persona que eres ahora está determinada por las experiencias en tu infancia, pero la persona que serás y que puedes llegar a ser es algo que depende solamente de ti y que está condicionado solamente por tus
pensamientos y tu diálogo interno, si te hablas en positivo atraerás positivo.

Todos los problemas que experimentamos de adultos están relacionados con el amor negado en la infancia.

Escanea el código